Dieta alcalina

la importancia de una dieta alcalina para balancear el ácido-alcalino

El balance ácido-alcalino del cuerpo es crítico para una buena salud. Estamos constantemente generando desperdicios ácidos del metabolismo que deben ser neutralizados o excretados de alguna manera para que la vida sea posible por tanto necesitamos un constante consumo de alimentos alcalinos para neutralizar esta continua generación ácida. Nuestra vida y salud dependen del poder fisiológico para mantener la estabilidad del pH de la sangre en aproximadamente 7.4. Este proceso se llama homeostasis.

¿En qué consite una dieta alcalina ?: Existe una limitación en relación en cuanto puede compensar el cuerpo en un desbalance de ácido-alcalino si no cambiamos la dieta para balancear esta relación en el pH , que entra en el sistema por medio de los alimentos. Si el cuerpo no puede balancear los efectos que producen nuestra dieta nuestro sistema interno baja su capacidad de regeneración y se crea un ambiente dónde las células no pueden vivir. Muchas enfermedades provienen del intento que pone nuestro organismo para equilibrarse. Por ejemplo si hay un desequilibrio en el PH sanguíneo siendo este más ácido nuestro cuerpo tendera a regular ese desequilibrio aportando sales de otras sistemas corporales como los huesos, riñones etc. Se dice que las células cancerígenas pueden vivir mejor que las normales en un ambiente ácido y con baja oxigenación. Por tanto este ambiente podría acelerar el proceso.

SISTEMA NERVIOSOS Y EXCESO DE ACIDEZ

La mayor consecuencia de una acidosis sistémica es una depresión del sistema nervioso central, es decir; una persona con exceso de acidez puede experimentar: mente poco clara, pensamiento lento, dolor de cabeza, depresión, la fatiga y tensión muscular son uno de los síntomas más comunes. Todo ello debido a un mal funcionamiento del sistema nervioso debido a un deficit en la efectividad de la señal nerviosa al producirse una perdida de electrolitos como el Calcio, Potasio y Sodio.

A la larga estos problemas pueden desembocar en enfermedades neurodegenerativas graves.

CONSEJOS DE SALUD DE TU CENTRO  QUIROPRÁCTICO.

  • Disminuir el consumo de carne y grasas animales.
  • Bajar el consumo de lácteos
  • Evitar el azúcar y productos azucarados inclusive los endulzantes artificiales.
  • Evitar los cereales de mala calidad y/o que contengan gluten.
  • Comer fruta fresca de temporada por lo menos 4 piezas al día.
  • Comer vegetales frescos como espinacas, col, acelga, lechuga…
  • Comer semillas de calabaza y girasol, frutos secos como nueces etc.
  • El zumo de limón por lo menos dos veces al día.
  • Respirar profundo y pausado ayuda a alcalinizar
  • Evitar el deporte que aporte un ejercicio forzoso y extenuante.
  • El ejercicio debe ser saludable tal como andar a paso ligero, nadar, hacer yoga, pilates…

Start typing and press Enter to search