Quiropráctica para la Tercera Edad

El tratamiento quiropráctico continuado aumenta los arcos de movimiento permitiendo a la gente mayor doblarse o rotar la cabeza con más facilidad. También ayuda a mantener el equilibrio y la coordinación mediante la estimulación de los mecanorreceptores de la columna cervical reduciendo el riesgo de caídas (Caranasos MD, Isreal MD 1991). Las lesiones debido a caidas son la causa del 90 % de los casos  que se producen cada año entre los mayores de 65 años. La quiropráctica reduce el riesgo estas caídas. En la quiropráctica utilizamos los ajustes y los ejercicios específicos de estiramientos diseñados para aumentar la fuerza, la flexibilidad, la movilidad, el equilibrio y la coordinación.

Un estudio en 1996 del Dr. Ian Coulter del Canadian Memorial Chiropratic College comparaba 2 grupos de ancianos, unos recibían tratamiento quiropráctico durante 3 años y otros no.  Al cabo de 3 años, solo el 5% de los que recibieron tratamiento vivían en una residencia frente al 48% del grupo que no recibió tratamiento; y el 26% de los que recibieron tratamiento fueron hospitalizados  alguna vez durante esos tres años frente al 48% de los que no recibían tratamiento.

La quiropráctica puede ayudar:

  • Artrosis
  • Artritis
  • Rangos de movimientos reducidos
  • Rectificaciones en las curvas cervicales y lumbares
  • Cifosis
  • Reducción de la inflamación articular
  • Mejora del dolor crónico
  • Vértigos
  • Equilibrio
  • Coordinación
  • Memoria
  • Capacidad cognitiva
  • Prevención del Alzheimer
  • Calidad del sueño
  • Incremento de la energía vital
  • Circulación sanguínea
  • Capacidad pulmonar
  • Tensión arterial
  • Diabetes
quiropráctica para la tercera edad

Start typing and press Enter to search